"La música está más allá de la política": Cuando U2 fue a Bosnia en 1997

Hace veinte años, el 23 de septiembre de 1997, la música pop cambió al mundo.

Bueno, al menos brevemente. En la noche de un martes en un estadio marcado por bombardeos, la banda irlandesa de rock U2 realizó el primer gran concierto pop que se celebrara en la ciudad en recuperación de Sarajevo desde el final de la guerra de Bosnia, con la esperanza de borrar las tensiones étnicas que habían abrumado Yugoslavia, al menos solo por la duración de un concierto.

"Si hay algún mensaje, es uno simple, uno banal," le explicó Bono a la CNN. "Es que la música está más allá de la política."

Como es sabido, los esfuerzos humanitarios globales de Bono le harían ganar luego una reputación, no buena, como la de un "mesiánico salvador" y por demás de ambicioso, un trotamundos coleccionista de proyectos vanidosos. En 2002, la tapa de Time preguntaba descaradamente, "¿Puede Bono salvar al mundo?," y en 2009, el Daily Mail se quejaba que mientras Bono era ciertamente un apasionado por condonar de la deuda de países del tercer mundo, él actuaba "como si tuviera toda la solución en sus pantalones de cuero." Pero U2 no fue a Sarajevo con planes de salvar a la nación o revertir el curso de la historia. Traer un gran momento para algunos jóvenes por unas cuantas horas fue lo suficientemente bueno.

Sarajevo había emergido apenas dos años antes del más largo asedio de la historia militar moderna. Los agresores serbios habían rodeado la ciudad por 44 meses entre marzo de 1992 y diciembre de 1995, haciéndolos sufrir de hambruna y abusos a los ciudadanos. Por tres años y medio, los habitantes de Sarajevo fueron dependientes de la comida y del combustible que llegaban a la ciudad a través de un túnel subterráneo de un kilómetro, y continuamente protegiéndose de cientos de proyectiles de morteros que caían en la ciudad a diario. De acuerdo a la corresponsal de guerra Charlotte Eagar:

"Las ancianas se tambaleaban a los hogares, arrastrando cochecitos y carritos caseros con contenedores de plástico con agua. … No se podía recolectar leña, la gente había quemado primero sus muebles y luego sus libros. Y sin embargo, murieron durante los brutales inviernos de las montañas. … Tanto el bombardeo como el frío no discriminaron repartiendo muerte."

Para cuando la guerra finalizó en 1995, más de 10 mil bosnios habían sido asesinados en Sarajevo.

Poco después, Bono hizo una visita breve al país y prometió regresar "trayendo la próxima vez a toda la banda." El concierto de 1997 fue el cumplimiento de esa promesa.

Para entonces, la otrora magnífica ciudad, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1984, que se había convertido en un campo de la muerte había comenzado a reconstruirse. El zoológico de Sarajevo estaba siendo restaurado, y los artistas amueblaron la ciudad con instrumentos musicales y bibliotecas de libros. Los artistas guerrilleros habían empezado a embellecer las calles con "Rosas de Sarajevo", una resina roja colocada en las cicatrices y huecos hechos por las mortales explosiones. Así que ante la insistencia de los organizadores de Sarajevo, este no sería un pequeño concierto de caridad, sino más bien que el de Sarajevo debería ser uno a escala completa, una parada más del global PopMart Tour de U2.

Los 60 camiones que transportaban todo la parafernalia de U2 tuvieron que navegar por estrechos caminos de montaña para poder llegar a Sarajevo; pero a pesar de todo, un equipo de 450 trabajadores montó el escenario y el sistema de sonido en el Koševo Stadium.

"Es simplemente un milagro que estemos aquí, realmente," dijo The Edge a un enjambre de periodistas con los que se encontró a la llegada de la banda. "El hecho que podamos venir y no solo a un concierto sino al mismo concierto que llevamos a París, Nueva York o Londres es quizá un símbolo para la gente de Sarajevo que las cosas están volviendo a la normalidad."

La noche del concierto, unos trenes especiales trajeron a Sarajevo a jóvenes de ex repúblicas yugoslavas como Croacia y Eslovenia. De acuerdo a los informes de prensa de esa semana, los eslovenos fueron informados que "ellos no necesitarían de visas para esa noche."

Y por dos horas aquella noche, en un estadio rodeado por tropas de la OTAN, un aforo completo de 45 mil almas de todas partes de la antigua Yugoslavia se bañó en luces de neón, saltaron tanto con los clásicos como con el sintetizado fabricado, considerado por U2 el gran arte en aquel tiempo, y se sintieron normales nuevamente.

El U2 de 1997 no estuvo tan adecuado para actuar como un símbolo de esperanza para una ciudad desanimada como, por ejemplo, el U2 de 2002. El PopMart Tour era una obra de parodia mordaz sobre el materialismo superficial; Bono y sus compañeros de banda andaban por todo el escenario con capas de raso brillante y remeras simulando cuerpos musculosos y bien formados. En otras palabras un momento extraño para U2. El PopMart Tour, por desgracia, no podía ofrecer a los bosnios las mismas simples y poderosas imágenes de resistencia que un mayor y más sabio U2 más tarde ofrecerían a los desconsolados norteamericanos en los meses subsiguientes al 9/11.

Eso no quiere decir, por cierto, que el concierto de Sarajevo estuviera exento de momentos de brillante esplendor emocional. Durante la balada "Miss Sarajevo", Bono llevó a Inela Nogić, de 21 años, al escenario. Nogić se había convertido en el rostro trágico y adorable de la guerra, y en la inspiración para la canción, cuando ella ganó un concurso de belleza de Sarajevo en 1993 durante el sitio. Cuando ella fue coronada, Nogić y una docena de jóvenes en trajes de baño, desplegaron una pancarta con la leyenda: "No dejen que nos maten," escrita en inglés.


"[Sostener un concurso de belleza] fue una especie de locura para hacer durante una guerra," le dijo a Associated Press a principios de este año. "Pero tratábamos de vivir una vida normal. Fue una especie de mecanismo de defensa que todos teníamos." De acuerdo a AP, Nogić eludió proyectiles y francotiradores solo para ir y volver del concurso con su corona.

Para Sarajevo, en los años que siguieron al concierto de U2, las agresiones entre etnias se volverían a encender en la región de los Balcanes. La guerra estalló menos de un año después en Kosovo, y aunque hoy Sarajevo en sí misma está floreciendo, la celebrada "normalidad" que en 1997 se quiso tan desesperadamente marcar como inicio fue, en lo mejor de los casos, efímero. Las fuerzas de la OTAN se mantendrían en Bosnia hasta 2004, y las fuerzas de paz de la Unión Europea aun se encuentran hoy en día allí establecidas. Las etnias croatas, serbias y bosnias aun comparten incómodamente territorios, y muchos preferirían no hacerlo. Como Aida Cerkez de Associated Press dice, "Todos [aun] quieren lo que querían en 1992. Así en Bosnia hoy no hay guerra, pero ciertamente tampoco hay paz."

Así que hoy, quizá lo mejor es pensar el histórico concierto de U2 como un simple gesto de amabilidad para un pueblo tan sufrido. El PopMart no deshizo los horrores de la guerra ni trajo paz duradera a Bosnia sino que trajo un momento de felicidad para algunas personas que habían pasado por mucho.

U2 The Joshua Tree 2017 - Show 41 - San Diego, USA

Fecha: 22/09/2017
Recinto: Qualcomm Stadium
Ciudad: San Diego, CA
País: Estados Unidos

Listado de temas:

  1. Sunday Bloody Sunday
  2. New Year’s Day
  3. Bad
  4. Pride (In The Name Of Love)
  5. Where The Streets Have No Name
  6. I Still Haven’t Found What I’m Looking For
  7. With Or Without You
  8. Bullet The Blue Sky
  9. Running To Stand Still
  10. Red Hill Mining Town
  11. In God’s Country
  12. Trip Through Your Wires
  13. One Tree Hill
  14. Exit
  15. Mothers Of The Disappeared
  16. Miss Sarajevo
  17. Beautiful Day
  18. Elevation
  19. Vertigo
  20. You're The Best Thing About Me (acústica)
  21. Ultraviolet (Light My Way)
  22. One

Bono habla sobre cómo evolucionó Songs Of Experience y sobre Donald Trump

“Siempre he creído en trabajar en conjunto sin interponer la ideología… pero hay un brabucón en el puesto de mando y el silencio no es una opción,” dice el líder de U2


Bono explica por qué a U2 le tomó tanto hacer “Songs Of Experience” y por qué decidió hablar en contra de Donald Trump [Foto Taylor Hill/FilmMagic]

Poco después de que Edge hablara con Rolling Stone sobre el próximo LP de U2, Songs Of Experience, el “roce con la mortalidad” de Bono que envió al disco a una dirección lírica diferente y de sus pensamientos acerca de la próxima gira en arenas de la banda, Rolling Stone se conectó con el cantante vía correo electrónico. Era uno de los días libres entre shows así que no quería gastar su voz conversando por teléfono. Este es el intercambio completo de preguntas y respuestas.

Comenzaron este disco tres años atrás cuando el mundo era un lugar diferente. ¿Cómo este caos del Brexit, Trump y todo lo demás formó el eventual curso del disco? ¿Pudo haber sido un disco muy diferente si estas cosas no hubieran pasado?
Sobre la última parte de la pregunta, es difícil de cuantificar, pero diría que la temperatura emocional es de un 25 por ciento más.

Has pasado los últimos meses tocando en gira The Joshua Tree, mientras le ponías los toques finales al disco. ¿La gira impactó en como pensaste Songs Of Experience? ¿Y cómo?
En verdad, hay un par de razonas del porqué retrasamos Songs Of Experience. Una personal y una política. El mundo a nuestro alrededor estuvo cambiando todo lo conocido, casi perdimos la Unión Europea, algo que ha ayudado a mantener la paz en nuestra región por 70 años. La globalización reemplazada con la localización es algo entendible, pero no se debe tolerar el regreso de los puntos de vistas duros. Si Marie Le Pen hubiera sido elegida presidenta de Francia, toda la idea de la Unión Europea hubiera estado vulnerada.
Ustedes han tenido el mismo tipo de desafección en los Estados Unidos con el surgimiento de un nuevo tipo de electorado, gente tanto de derecha como de izquierda que ha perdido la fe en el proceso político, en el cuerpo político, en las instituciones políticas. Estos sentimientos son fácilmente interpretados y manipulados por gente como Donald Trump. En un mundo donde la gente se siente intimidada por sus circunstancias, a veces la gente cae presa de su propio bravucón. Muchas personas de mi alrededor, tanto conservadores como liberales, sienten que este es uno de los momentos decisivos en sus vidas y en la vida de su país. Después de la elección, diría que algunas personas de la izquierda estaban casi afligidas, y cuando traté de entenderlo, me di cuenta que había una especie de duelo, un duelo por la inocencia que se había perdido.

Por primera vez en muchos años, quizá en toda nuestra vida, el arco moral del universo, como el Dr. King solía llamarlo, no se inclina en la dirección de la legitimidad, igualdad y justicia para todos. La bajeza del debate político, el patrioterismo, el fervor cavernícola de la verborrea de Trump nos recordó que estábamos soñando si pensábamos que la evolución se aplicaba a la conciencia. La democracia es un desvío en la historia y requiere mucho enfoque y concentración para mantenerla intacta.
“The Blackout”, comenzó su vida acerca de un apocalipsis muy personal, algunos eventos en mi vida que me recordaron a mi mortalidad, pero entonces fluyó a la distopía política a la que nos estamos dirigiendo ahora. “Los dinosaurios, se preguntan por qué aun caminan en la tierra. Un meteoro promete que no va a doler” hubiera sido una línea graciosa acerca de una estrella de rock envejeciendo. Es un poco menos graciosa si estamos hablando acerca de la democracia y viejas certezas – como la verdad. El segundo verso, “Las estatuas caen, la democracia reposa sobre su espalda, Jack. Lo teníamos todo y lo que teníamos no volverá, Zac. Una boca grande dice que la gente no quiere ser libre de forma gratuita. El apagón, ¿esto que vemos es un evento de extinción?”, va directamente a un panorama más amplio de lo que está en juego en el mundo en este momento.
Hay una canción titulada “Get Out Of Your Own Way” donde he tratado de usar una ironía mordaz para reflejar la ira de las calles, “Pelea de nuevo, no te rindas, tienes que volver a morder. El rostro de la libertad está empezando a romperse, tenía un plan hasta que le dieron una bofetada en la boca y todo perdió valor como la libertad. Los esclavos están yendo tras alguien que los lidere, el amo está yendo tras alguien que lo necesite. La tierra prometida está ahí para quienes la necesiten más y el fantasma de Lincoln dice sal de tu propio camino.”

Muchos de tus discos fueron hechos con un solo productor o con el equipo conformado por Brian Eno y Daniel Lanois. ¿Por qué se han decidido a trabajar con tantos productores diferentes en un mismo disco?
Desde The Joshua Tree, no creo que hayamos hecho un disco con menos de cuatro productores. A pesar que Flood no aparece en los créditos como un productor en The Joshua Tree, su aporte fue extraordinario. En Achtung Baby, fue mencionado como productor junto con Eno, Lanois y Steve Lillywhite. Cuatro productores parece ser la forma para nosotros, uno por cada miembro de la banda. Por cierto, eso es una broma. Creo que en realidad hay cinco en este.

Cuando hablamos unos meses atrás, fuiste crítico con la producción de Songs Of Innocence, diciendo que careció de “coherencia,” “debería haber sido más crudo” y algunas de las canciones funcionaron mejor en vivo. ¿Qué hiciste esta vez para asegurarte que no suceda nuevamente?
Thomas Friedman en su libro “Thank You For Being Late” habla sobre cómo las máquinas cuando las pones en pausa cesan la productividad, pero que los humanos cuando se ponen en pausa comienzan con un diferente tipo de productividad. La pausa en nuestro disco nos dio la oportunidad de tocar nuestras canciones en vivo en el estudio, desnudándolas de sus necesidades básicas sin ninguna trampa de estudio para ver lo que realmente teníamos. Eso fue un gran regalo para el disco, aunque en algunos casos no queríamos ir con el sentimiento en vivo, aprendimos mucho acerca de las canciones y eso ayudó con la cohesión.

En “The Tonight Show” agregaste letra a “Bullet The Blue Sky” que fueron inequívocamente sobre Trump. ¿Es eso una señal de que te vas a volver (aun más) vocal acerca de los peligros que él plantea al mundo?
Es un poco un punto de partida porque siempre he creído en trabajar en conjunto sin interponer la ideología, como activista contra la pobreza, pero esto no es una cuestión de derecha o izquierda. pero hay un brabucón en el puesto de mando y el silencio no es una opción.

Has hablado de cómo quieres que U2 genere alegría en estos tiempos de locura. ¿Puedes profundizar en eso?
A diferencia de la felicidad, la alegría es una de las emociones humanas más difíciles de elaborar para un artista, pero es la marca de mis artistas favoritos ya sean los Beatles, Prince, Beethoven, Oasis. Es la propia fuerza vital. Y creo que algo tiene que ver con la gratitud de estar vivo. De hecho, como lo creo, Beethoven tiene su “Oda a la Alegría”. The Supremes cantan “Stop In The Name Of Love” que para mí es una de las canciones anti-guerra más grandiosas. Aunque, pienso que es sobre la traición de un amante, la grandeza de la melodía, la simplicidad de la declaración podrían ser los Ramones, podría ser Coldplay, pero no creo que haya algo más desafiante que la alegría en momentos difíciles. Y la esencia del romance es desafío. Acá es donde el rock and roll entra, esto es lo que nos hace útiles. Debemos resistir el entregarnos a la melancolía solo para los momentos más especiales. Ese es un largo camino para decir revisa nuestro single nuevo, “You’re The Best Thing About Me”, es como The Supremes punks.

¿Cuáles son los temas comunes que unen las canciones en Songs Of Experience?
Trato de no hablar sobre William Blake mucho porque suena pretensioso citar a un gigante literario, pero fue su gran idea que absorbí para comparar las personas que nos convertimos a través de la experiencia de alguien que partió de viaje. Si estás hablando sobre la inocencia, probablemente ya la has perdido, pero creo que en el extremo de la experiencia, es posible recuperarla con sabiduría. No estoy diciendo que tengo mucho de eso, pero lo poco que tengo, quise meterlo en estas canciones. Se que U2 se mete en cada disco como si fuera el último, pero aun más esta vez, quise que la gente a mi alrededor que me quiere supiera exactamente cómo me siento. Así que muchas de las canciones son especies de cartas, cartas a Ali, cartas a mis hijos e hijas, en realidad, nuestros hijos e hijas.
Hay una canción titulada “The Showman”, que es una carta a nuestro público, de alguna forma trata de los intérpretes y cómo no deberías confiar mucho en ellos. Se trata de mí, jaja. Hay una línea graciosa, bueno, creo que es graciosa de todos modos, “Miento para ganarme la vida, me encanta fingir pero ¿lo haces verdadero cuando cantas conmigo?”
Es como una melodía de “Beatles en Hamburgo” de los cincuenta. Hay una carta a América llamada “American Soul,” Kendrick Lamar usó una parte de eso para “XXX” en su último disco. Y una que no me di cuenta hasta muy tarde que estaba escribiendo para mí mismo, “It’s The Little Things Give You Away”. En todas estas canciones que suenan a consejos, estas, por supuesto, predicando lo que necesitas escuchar. En ese sentido, son todas escritas para el cantante. En otra pieza de Blake, no se si lo estoy explicando demasiado aquí, pero las mejores canciones para mí son, a menudo, argumentos contigo mismo, o argumentos con otra versión de tu mismo. Incluso cantando nuestra canción “One”, que fue mitad ficción, he tenido esta lucha sucediendo. En “Little Things”, la inocencia desafía a la experiencia: “Te vi en las escaleras, no te diste cuenta que estaba ahí, eso es porque estabas muy ocupada hablándome a mí, pero no a mí. Estabas muy por encima de la tormenta, un huracán está surgiendo, pero esta libertad puede costarte tu libertad.”
Al final de la canción, la experiencia colapsa y admite sus miedos más profundos, habiendo sido llamado por su propio yo más joven, valiente y audaz. Esa misma conversación también abre el disco con una canción titulada “Love Is All We Have Left”. Mi línea favorita que abre el disco de U2: “No hay nada que detenga que este sea el mejor día de la historia”. En el segundo verso, la inocencia advierte a la experiencia: *“Ahora estás del otro lado del telescopio, siete mil millones de estrellas en sus ojos, tantas estrellas, tantas formas de ver, hey, este no es el momento de no estar vivo.” Es un momento escalofriante – en el verso estuve pretendiendo ser Frank Sinatra cantando en la luna, una balada de ciencia y ficción, “Amor, amor es todo lo que nos queda, un bebé llora en el umbral de la puerta, el amor es todo lo que nos queda”.

U2 The Joshua Tree 2017 - Show 40 - Phoenix, USA

Fecha: 19/09/2017
Recinto: Univ. of Phoenix Stadium
Ciudad: Phoenix, AZ
País: Estados Unidos

Listado de temas:

  1. Sunday Bloody Sunday
  2. New Year’s Day
  3. Bad
  4. Pride (In The Name Of Love)
  5. Where The Streets Have No Name
  6. I Still Haven’t Found What I’m Looking For
  7. With Or Without You
  8. Bullet The Blue Sky
  9. Running To Stand Still
  10. Red Hill Mining Town
  11. In God’s Country
  12. Trip Through Your Wires
  13. One Tree Hill
  14. Exit
  15. Mothers Of The Disappeared
  16. Miss Sarajevo
  17. Beautiful Day
  18. Elevation
  19. Vertigo
  20. You're The Best Thing About Me
  21. Ultraviolet (Light My Way)
  22. One

The Edge habla sobre Songs Of Experience y el “roce con la mortalidad” de Bono

El guitarrista explica cómo el clima político y un gran susto en la vida del cantante provocó que la banda repensara su próximo disco


El guitarrista explica cómo un gran susto en la vida del cantante provocó grandes cambios en el nuevo LP de la banda “Songs Of Experience” [Foto Taylor Hill/FilmMagic]

Los últimos tres años han probado a U2 en diferentes formas, desde la dura reacción que recibieron por regalar Songs Of Innocence de 2014 en cada usuario de iTunes al devastador accidente de bicicleta de Bono, que lo dejó con varios huesos fracturados y un brazo izquierdo fracturado. Pero esos contratiempos no se comparan con otra crisis que Bono enfrentó el año pasado. “Tuvo un roce con la mortalidad,” dice Edge, eligiendo cuidadosamente sus palabras (la banda no entrará en detalle al respecto). “Definitivamente, tuvo un momento serio, que lo hizo reflexionar sobre muchas cosas.”

El episodio provocó que la banda repensara Songs Of Experience, un compañero de Songs Of Innocence en el que han estado trabajando por más de dos años. El LP resultante presenta menos de la producción profesional que tuvo Innocence, a favor de una fórmula más clásica: guitarras rockeras propulsivas y baladas que miran hacia adentro. “Quería que mi gente a la que quiero supiera como me sentía,” dice Bono. “Así que muchas canciones son como cartas – cartas a mi esposa Ali, cartas a mis hijos e hijas.”

El día siguiente a que U2 tocara en el Lucas Oil Stadium de Indianápolis, Indiana, The Edge conversó con Rolling Stone acerca del largo camino a Songs Of Experience y para dar una mirada hacia delante, a la próxima gira en arenas para presentar el disco.

Los vi anoche tocando por primera vez “You’re The Best Thing About Me”. ¿Cómo fue eso?
No diría que fue lo mejor que hemos tocado, pero estuvo bueno. No habíamos tocado ahí recientemente y el público estaba metido. Creo que fue uno de los mejores shows.

Comenzaron Songs Of Experience en 2014, y algunos de los shows se remontan incluso antes de eso. El mundo ha cambiado mucho desde entonces. ¿Esos factores externos cómo cambiaron el enfoque y el alcance del disco?
Lo que queríamos hacer sobre todo era volver a sentarnos y ver cómo nos sentíamos acerca de salir a un mundo que había dado una gran sacudida en diferentes direcciones. No estábamos suponiendo que tuviéramos que empezar de nuevo, de hecho, no lo necesitamos. Los cambios que ocurrieron fueron predominantemente en las letras, y en algunos casos fueron bastante sutiles. Un par de canciones cambiaron sutilmente solo para enfatizar un aspecto o expresar mejor lo que estábamos sintiendo y las ideas que queríamos poner. Pero desde un punto de vista musical, lo que sucedió con este retraso, algo que fue increíble y genial, es que tuvimos todas las canciones resueltas y la mayoría de ellas grabadas en la medida que podían ser lanzadas por septiembre del año pasado. Pero un año atras tuvimos una especie de sentimiento que queríamos explorar otros enfoques de producción y otras maneras en que las canciones pudieran ser arregladas e interpretadas. Sentimos que la química de la banda no estaba tan representada como tal vez pensábamos que debería estar.
Así que en el otoño [europeo] del año pasado regresamos a una sala como una banda, inicialmente sin Bono y luego se nos unió por un par de días al final de ese período, y solo tocamos las canciones. Las tocamos con un ojo y un oído sobre cómo podrían ser tocadas en un formato de concierto en vivo. Parte de la razón de hacer eso que es siempre fuimos por esa especie de rutina, donde grabábamos nuestro disco, lo sacábamos y luego nos poníamos a arreglar las canciones en vivo. Entonces nuestros productores aparecían a mitad de gira y nos dirían, “Oh, mierda, ese tema está sonando genial ahora. Realmente me encantaría que tuviéramos ese arreglo en el disco.” Steve Lillywhite solía decir, “Ustedes, deberían finalizar el disco, salir de gira con él, aprenderlo, entender las canciones completamente, y luego regresar al estudio y regrabarlo en una semana.”
No hicimos exactamente eso. No salimos a tocarlas frente a un público, pero regresamos a un espacio de ensayo y luego regresamos al estudio a regrabar algunas de las canciones en las que pudimos encontrar una síntesis de las actuaciones crudas de la banda y algo del material que hemos creado anteriormente. Queríamos importar las interpretaciones de teclados y las pequeñas ideas que nos gustaron de versiones anteriores, y encontrar una manera de ponerlo ahí. Se volvió una especie de química de la banda mezclada con lo mejor de la tecnología de producción del siglo 21. Le ha dado una estética más interesante.

Hablé con Bono un par de meses atrás y me dijo que sentía que Songs Of Innocence carecía de coherencia en la producción y que debía haber sido más crudo.
Existe esta dicotomía en los estándares de producción estos días donde el oyente de música está acostumbrado a arreglos precisos y simples, totalmente despojados, así las inexactitudes de una banda tocando en una sala donde todo se interfiere con todo no es lo que está sucediendo. Suena, me atrevo a decirlo, pasado de moda. Nos encanta cuando eso funciona para nosotros y nos encanta esa sensación de gente tocando en una sala, cuando suena fresco. Pero creo que también estamos preocupados por el hecho que ese sonido esté asociado con lo de 20 o 30 años atrás. Necesitamos asegurarnos, como siempre lo hemos hecho, de que formamos parte de una conversación actual que va en la cultura musical en términos de producción, composición, estructura melódica, todas las cosas que mantienen la cultura en avance.
Lo que no queremos es estar atrapados en lo que describo como un meandro musical donde otros están avanzando y vos seguís haciendo lo que has estado haciendo siempre, pero ahora eres anacrónico y parte de una forma histórica en vez de lo que actualmente está empujando los límites hacia delante, el flujo del avance. Trataremos tener nuestro pastel y comerlo. Queremos ambos: la marca distintiva de una banda clásica, y no queremos ser, artistas veteranos sin contacto con la cultura. Es un baile. Es un balance. Si permitimos que el disco esté en uno u otro extremo sería un error. Es encontrar el balance entre lo que hacemos como una banda, naturalmente, y luego lo que aun podemos hacer en un estudio. Y el estudio aun es una herramienta de composición para nosotros y el proceso de producción es un proceso de composición tanto como un proceso de producción.

Supongo que ese balance es el motivo por el cual convocaron a tantos productores para este disco.
Sí. Quiero decir, no todos trabajan necesariamente en cada canción. Terminamos convocando a Steve Lillywhite, con quien tenemos esta maravillosa relación en términos de meternos en una sala y trabajar los arreglos y minucias de las partes de baterías y guitarras. Steve es un facilitador maravilloso para que todos nosotros obtengamos ideas y refinemos lo nuestro. También hemos convocado a Jacknife Lee, con el que hemos trabajado por muchos años. Él tiene esta fascinación por la producción de hip-hop y también trabaja con bandas con guitarras, así que tiene un pie en un par de terrenos diferentes.
Luego tienes a Andy Barlow. Es un productor pleno de electrónica y sintetizadores que no está acostumbrado a bandas o guitarras, pero es increíble de otras maneras. Ryan Tedder es un colaborador maravilloso y su sentido melódico es simplemente muy fuerte. Cuando estamos cerca de Ryan, estas canciones son cada vez mejores. Los coros mejoran. Los ganchos mejoran. Los arreglos se vuelven más austeros y más enfocados. Y luego Jolyon Thomas que es un gran productor de rock and roll de vanguardia al que le encantan las bandas. Le encanta las guitarras, pero al mismo tiempo cuál es el adecuado sonido de guitarra para que no te encuentres como si no estuvieras a un alto nivel al minuto. Hay cosas sutiles a veces, solo la diferencia entre el sonido de guitarra de White Stripes y el de Led Zeppelin. De alguna manera es algo sutil, pero en otros aspectos son mundos apartes.

¿Steve es el más cercano? ¿Lo convocaron al final para que lo vea todo?
Hmmm… Sí y no. Creo que, en esta instancia, fue más por el lado orgánico de la grabación. Vino a trabajar en eso. A veces, teníamos versiones casi rivales. Teníamos una canción como “The Blackout” donde teníamos casi dos versiones de ella. Había una versión más orgánica y luego en un estudio de arriba tuvimos otra versión, que era un poco más del siglo 21, un poco más despojada. Pusimos el disco junto en una base caso por caso. “Bueno, esta puede ser un poco más orgánica porque aquella es un poco más procesada y disciplinada sónicamente.” Probablemente, notaste que la versión de “You’re The Best Thing About Me” que lanzamos es algo diferente a la que tocamos en vivo, y la mezcla final es de hace como seis semanas.

¿Cómo es que eligen entre canciones? ¿Cuál es el proceso?
El proceso es que poco a poco empezamos a poner las canciones pilares en su lugar y luego llenamos a su alrededor y obtenemos pistas sobre la identidad en general de la grabación. Para mí, uno de los temas que abrió el camino fue “The Lights In Front Of Me”, que ahora se llama “The Lights Of Home”. Teníamos versos muy rock and roll en ella que sonaban realmente geniales, pero era un poco retro. Sabíamos que estaba en carrera porque nos gustó mucho, y entonces Jacknife Lee le hizo un arreglo más elemental. La batería era una especie de pregunta abierta, entonces Larry fue y tocó la batería, así que tuvo la disciplina de una producción muy contemporánea, pero con esta batería humana increíble y muy hermosamente tocada por encima. Creo que porque fue grabada por sí misma es que puede ocupar este tipo de espectro sonoro que tiene. Todavía suena muy moderno, pero suena casi como si tuviera una influencia de hip-hop o más bien una influencia del R&B que una del rock. De todos modos, esas pequeñas pistas a veces te llevan a decir, “OK, guau, esa es la síntesis que estamos tratando de lograr aquí.”
En el caso de “You’re The Best Thing About Me”, estábamos muy entusiasmados acerca de la mezcla que teníamos seis semanas atrás. Entonces empezamos a hablar acerca de cómo la íbamos a tocar en vivo y regresé a los primeros demos y encontré esta que había hecho en el punto en el que estábamos experimentando con diferentes ideas de arreglos. Fue un experimento que no habíamos perseguido y pensé, “Este sería un buen enfoque si la tocáramos en vivo,” y lo hicimos en el show de Jimmy Fallon. Es un enfoque más sustancioso con algunas guitarras nuevas.
Entonces, Bono vino al estudio para escucharlo y dijo, “OK, algo está pasando aquí. Es una mejor canción ahora. No puedo explicar por qué, pero estoy sintiendo algo de esto.” Así que entramos en pánico con nosotros trabajando furiosamente con dos días antes que tuviéramos que convertirla en single y presentarla para la consideración de todos. Acabamos aceptando que la simplicidad, la crudeza de la misma ofrece un contrapeso a la lírica y a la melodía, que es muy clásico. Es una canción de amor y lo lleva de una manera más convincente. De alguna manera la canción parece mejor – y fue totalmente en el último minuto.

¿Han terminado el disco?
Tenemos un orden de canciones, título, mezclas acordadas con pequeños matices donde queremos hacer pequeños cambios. Así que sí, está absolutamente listo para salir con la última pulida. Estamos muy contentos con él.

¿Cuáles son las últimas pulidas?
Solo una pulida, no sustancial. Nada que nadie más que la banda pudiera contar porque tenemos las mezclas hechas y estamos tratando de encontrar nuestras favoritas. Tal vez nos guste la mezcla, pero quizá haya un cambio de letra que no ha sido puesta en la mezcla… Realmente son solo pequeños ajustes.

Me contaste acerca del “roce con la mortalidad” de Bono. ¿Puedes explayarte un poco?
Estábamos muy metidos en el proceso de realizar el disco y en el tipo de influencia de la dirección lírica y donde terminaría. En cierto punto fue tomado de una cita de Brendan Kennelly. Es un poeta irlandés y una vez nos dijo como un consejo que él siempre encontraba útil escribir como si él estuviera muerto. La inferencia es que te libera de tener que justificar después o ser delicado o ser cualquier cosa que no sea una expresión pura de tu esencia y lo que es crucial para ti.
Bono se aferró a esa cita, esa idea, y escribió muchas de esas letras como cartas a ciertas personas que son muy importantes en su vida, los fans de U2 son algunos de ellos, y su familia son otros, amigos, sean quienes sean. Se convirtieron en una serie de cartas en el fondo de su mente. Él estaba pensando, “Si no estoy cerca, ¿qué me gustaría dejar?” Y esas letras tienen un cierto poder para ellos. Creo que, claramente, lo llevó a un lugar donde quería escribir acerca de cosas esenciales. Por supuesto, para el momento en el que terminamos el disco el aspecto político empezó a ser traído de nuevo, así que se convirtió en una síntesis de letras muy personales con referencias políticas acerca de lo que está sucediendo.

Escuché “Summer Of Love”, que claramente trata acerca de refugiados.
Hubo mucho que entró en eso, pero uno de los puntos de partida fue una historia de la CNN acerca de un jardinero de Aleppo. Trata de este tipo que tenía un jardín en Aleppo que mantuvo abierto durante toda la guerra. Fue una declaración política a todo el mundo mantener ese jardín abierto. Era un personaje profundamente filosófico y para él fue un acto de resistencia el cultivar flores en Aleppo. Finalmente, terminó siendo asesinado en una incursión aérea, así que fue un final muy triste, pero Bono estuvo realmente inspirado por su resistencia. Cuando estuvimos viendo esa canción, decidimos que debería enfocarse geográficamente.

Las primeras líneas de “The Blackout” son “Un dinosaurio se pregunta por qué aun sigue caminando por la tierra.” ¿Están cantando acerca de ser una banda de rock en 2017?
Creo que es eso, pero también habla acerca de adónde vamos desde aquí, y creo que hay más de un aspecto político y también hay una referencia a Donald Trump. Lo que es divertido sobre algunas de estas canciones es que hay dos canciones sucediendo casi en paralelo.

¿Van a lanzar este disco de una manera normal?
Creo que en este punto estoy bastante comprometido en lanzarlo en cooperación con todos los interesados en el negocio del lanzamiento de música en vez de tratar, como lo hicimos en el último disco, de encontrar una única salida y estar detrás de eso. Parte de por qué creo que parece apropiado para este momento es que, aunque la industrial de la música está tan fragmentada y cada vez es más difícil anoticiarse de todo, hay muchas salidas diferentes y tanto ruido y actividad y tantos discos saliendo, por lo que es un momento para nosotros de encontrar una coalición de socios que estén entusiasmados por este trabajo.
Hemos hecho muchas conexiones con la radio porque la radio, a pesar que puedes argumentar que ha sido sustituida por los puntos de venta por internet, servicios digitales y de streaming, redes sociales y todo eso, la verdad es que la radio sigue siendo dedicada al formato de música. Estamos realmente inspirados por el potencial de llegar en un nivel humano a una comunidad de personas que administran y trabajan en estaciones radiales. Todos ellos son personas como nosotros que estamos enamorados de la música y terminamos encontrando una manera de trabajar en un mundo que está dedicado a la música, así que nos hemos estados reuniendo con mucha gente. Ha sido muy divertido. Creo que será interesante ver cómo va el lanzamiento del disco. Creo que es el desarrollo del boca en boca de personas que realmente se preocupan por la música.

Entonces en el Día Uno estará disponible en Spotify, Apple, Tidal…
Sí, estamos trabajando con todos. Ese es nuestro mantra ahora mismo. Estamos preparados para trabajar con todos.

Se que estarán volviendo a las arenas en la próxima gira. ¿Ya están pensando en el setlist? Además de las canciones nuevas, ¿van a tocar canciones viejas diferentes a las que están haciendo en el The Joshua Tree Tour?
Lo que tenemos ahora son suposiciones de trabajo fuertes en vez de un plan al cual ajustarnos. Así que sí, las suposiciones son que vamos a hacer arenas en el próximo año promoviendo el disco. Vamos a tocar en Norteamérica y Europa, y probablemente más lejos. Estamos planificando escenarios ahora y hablando acerca de la producción y todo eso, así que esperaría que eso es lo que haremos. Pero por supuesto, hasta que no tengamos el plan totalmente diseñado, no lo se.

¿Has pensado mucho sobre el setlist o eso está muy lejos?
No estamos en esa etapa, pero empezaremos con eso muy pronto. Lo que es interesante es que tenemos estos dos discos que son lanzamientos complementarios: Songs Of Innocence y Songs Of Experience. Quiero decir, podríamos hacer una gira de solo estos dos discos. Eso sería una propuesta interesante. Probablemente no sea lo que vayamos a hacer, pero hay muchas opciones interesantes para explorar. ¿Vamos a tocar solo este disco nuevo y algunas canciones clásicas o vamos a hacer canciones de Songs Of Innocence también? De alguna manera, me gustaría tocar Songs Of Innocence nuevamente, porque no hicimos tanto shows como hubiéramos podido y creo que como show realmente funcionó. Me encantaría hacer algo más. En este momento, tenemos la libertad de hacer lo que queremos.

¿Podrían no hacer canciones de The Joshua Tree solo para contrarrestar la gira de este año?
Creo que está bastante claro que habiendo tocado esas canciones para el verano y, en realidad, en casi todo el año, si realmente lo piensas, sería una idea buena el tomar un descanso.

Sería inaudito hacer un show sin al menos “Where The Streets Have No Name”.
Sí. Creo que tal vez hemos hecho alguna gira sin “Where The Streets Have No Name” en el set. No diría que sería inaudito, pero sí inusual. Pero no lo descartaría. Tenemos muchas canciones y nos gustaría darles descanso a ellas de vez en cuando porque a veces llegan a un lugar donde empiezan a perder su resonancia más profunda. El aspecto emocional de cualquier canción de U2 es el punto de partida. Nunca quieres estar en una situación donde estás tocando una canción que sientes que lo estás haciendo de memoria.

Este año es el 20º aniversario de Pop. ¿Son conscientes del culto que ha crecido alrededor del disco en la comunidad de fans de U2?
Bueno, es algo que solo recientemente me he dado cuenta. Me encanta el disco y pienso que hay grandes canciones en él. Pero para el momento en el que lo lanzamos fue como que se nos escapó un poco porque fue todo apresurado. Nos habíamos comprometido con la gira y si teníamos más tiempo creo que todos sentimos que habría sido más plenamente realizado. Empezamos tratando de hacer un disco de la cultura dance y luego nos dimos cuenta que hay cosas que podemos hacer que ningún productor o artista EDM puede hacer, así que intentamos hacerlo de las dos maneras. En ese caso, probablemente fuimos demasiado lejos en la otra dirección. Probablemente, necesitamos permitirnos un poco más de la electrónica para sobrevivir.

Creo que canciones como “Please” y “Gone” han envejecido muy bien.
Me encantan ambas canciones. Incluso me gusta “Wake Up Dead Man”. Me encanta ese tema. Uno de los temas que estuve tratando de persuadir a todos de tocar en la última gira fue “Playboy Mansion”. Pero creo que Pop es un gran disco. Estuve muy orgulloso al final de esa gira. Finalmente, nos dimos cuenta para el momento en el que hicimos el DVD. Fue un show increíble del que estoy muy orgulloso.

Una pregunta totalmente al azar, pero ¿hay alguna chance de que alguna vez toquen “Lady With Spinning Head” en vivo? Me encanta esa canción y los fans se volvería locos.
[Risas] Podría, sí [sonando muy poco entusiasmado]… Quiero decir, es divertida. Ese tema fue el primero en el que trabajamos cuando estábamos haciendo los muy, pero muy primeros demos para Achtung Baby. Estaba muy inspirado por lo que estaba saliendo de Manchester entonces. Había esta nueva sensibilidad rítmica que era absolutamente una síntesis del rock & roll y la cultura club desde Hacienda con bandas como Happy Mondays, Charlatans y New Order. Fue una época musical increíble, así que cuando nos metimos al estudio estuve usando máquinas de batería y tratando de encontrar un enfoque más rítmico. “Lady With Spinning Head” fue un prototipo de canción y al pasar por el proceso al que llamamos división celular, se convirtió en “The Fly”, “Zoo Station” y “Light My Way”. Terminó estando en tres canciones de Achtung Baby.
Aun estamos tocando “Light My Way” en esta gira. Pero sí, me gusta ese tema. Es una versión cruda con todas las texturas que terminamos poniendo en otras canciones que se volvieron monstruos, pero es el ADN para mucho de ese disco.

Finalmente, veo que están haciendo fragmentos de “Drowning Man” durante “One” en algunos shows. Eso se está acercando a mi sueño de tener toda la canción en vivo.
Hicimos un intento con “Drowning Man” [para el 360º Tour]. Creo que se trata de encontrar el ajuste correcto para algunas canciones. Aunque nos acercamos a hacerla en vivo, fue algo que no encajaba en el momento y en la producción. Creo que, definitivamente, llegaremos a esa canción en vivo algún día. Es una de mis favoritas. Recuerdo incluso pensar alguna vez, “Oh, tal vez eso es un single.” Simplemente me encanta y tengo debilidad por ese tipo de cosas.

U2 se adentran en el EDM con el remix de Kygo de “You're The Best Thing About Me”

El DJ y productor noruego Kygo sorprendió en agosto de 2016 estrenando durante una actuación en el festival Bergenhus Castle & Fortress de Bergen (Noruega) un tema inédito con la voz de Bono.

Aquel tema en cuestión se titulaba “You’re The Best Thing” y, por supuesto, fue registrado en infinidad de teléfonos que rápidamente difundieron lo que parecía una nueva canción de U2 (y lo era, algo curioso que Kygo la pinchara así como si nada).

Un año después, cuando el 6 de septiembre la banda irlandesa estrenó oficialmente su propio “You’re The Best Thing About Me” como primer single de su nuevo disco, Songs Of Experience, eran muchos los fans que seguían acordándose de Kygo y compararon ambas versiones.

Pues bien, dese este viernes tenemos ya en plataformas digitales el remix oficial de Kygo de “You’re The Best Thing About Me” en su versión definitiva. Que se parece mucho a lo que estrenó en agosto de 2016 en Noruega, aunque no exactamente igual.

Los fans de U2 ahora sí que pueden comparar ambas versiones: una con sonido más orgánico y esperable, y esta otra que se adentra en los parámetros EDM (Electronic Dance Music) en los que Kygo es toda una eminencia. Como de costumbre, división de opiniones… ¿debiera haber sido esta versión la oficial del regreso del grupo?

Sea como fuere, los deseos de Bono y compañía de conseguir un single de éxito en las listas pueden estar cerca de materializarse en el terreno de la electrónica de baile de la mano del joven DJ noruego, cuyo remix es ciertamente refrescante y contemporáneo. Comparemos las dos versiones que tenemos de “You’re The Best Thing About Me”:

Fuente: MercadeoPop.com

U2 The Joshua Tree 2017 - Show 39 - New Orleans, USA

Fecha: 14/09/2017
Recinto: Mercedes Benz Superdome
Ciudad: New Orleans, LA
País: Estados Unidos

Listado de temas:

  1. Sunday Bloody Sunday
  2. New Year’s Day
  3. Bad
  4. Pride (In The Name Of Love)
  5. Where The Streets Have No Name
  6. I Still Haven’t Found What I’m Looking For
  7. With Or Without You
  8. Bullet The Blue Sky
  9. Running To Stand Still
  10. Red Hill Mining Town
  11. In God’s Country
  12. Trip Through Your Wires
  13. One Tree Hill
  14. Exit
  15. Mothers Of The Disappeared
  16. Beautiful Day
  17. Elevation
  18. Vertigo
  19. Ultraviolet (Light My Way)
  20. One
  21. You're The Best Thing About Me
  22. I Will Follow

U2 The Joshua Tree 2017 - Show 38 - Kansas City, USA

Fecha: 12/09/2017
Recinto: Arrowhead Stadium
Ciudad: Kansas City, MO
País: Estados Unidos

Listado de temas:

  1. Sunday Bloody Sunday
  2. New Year’s Day
  3. Bad
  4. Pride (In The Name Of Love)
  5. Where The Streets Have No Name
  6. I Still Haven’t Found What I’m Looking For
  7. With Or Without You
  8. Bullet The Blue Sky
  9. Running To Stand Still
  10. Red Hill Mining Town
  11. In God’s Country
  12. Trip Through Your Wires
  13. One Tree Hill
  14. Exit
  15. Mothers Of The Disappeared
  16. Beautiful Day
  17. Elevation
  18. You're The Best Thing About Me
  19. Vertigo
  20. Ultraviolet (Light My Way)
  21. One

U2 The Joshua Tree 2017 - Show 37 - Indianapolis, USA

Fecha: 10/09/2017
Recinto: Lucas Oil Stadium
Ciudad: Indianapolis, IN
País: Estados Unidos

Listado de temas:

  1. Sunday Bloody Sunday
  2. New Year’s Day
  3. Bad
  4. Pride (In The Name Of Love)
  5. Where The Streets Have No Name
  6. I Still Haven’t Found What I’m Looking For
  7. With Or Without You
  8. Bullet The Blue Sky
  9. Running To Stand Still
  10. Red Hill Mining Town
  11. In God’s Country
  12. Trip Through Your Wires
  13. One Tree Hill
  14. Exit
  15. Mothers Of The Disappeared
  16. Beautiful Day
  17. Elevation
  18. Vertigo
  19. You're The Best Thing About Me
  20. Ultraviolet (Light My Way)
  21. One

Donde las calles no tienen estatuas: ¿Por qué los irlandeses odian a U2?

Son más grandes que Guinness y George Bernard Shaw. Entonces, ¿Por qué Bono y compañía son tan mal queridos en su propio país?


U2 en el escenario del estadio Twickenham, Londres, 9 de julio [Foto: RMV/Rex/Shutterstock]

Por tres décadas U2 ha llenado los estadios más grandes del mundo tan fácilmente como el guitarrista The Edge se pone su gorrito negro marca registrada. El alcance cultural del grupo es tan amplio como el escenario de forma arácnida de 200 toneladas en el que alguna vez realizaron sus gigantescos shows. Como exportación irlandesa, están en la misma categoría como George Shaw y Guinness.

Si otro país produjera la banda más grande mundo – y más aun con una población de solo 4.8 millones de personas – esperarías aeropuertos que tuvieran su nombre. Pero al caminar por Dublín, la ciudad natal de los músicos, raramente verás alguna imagen de Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr. No hay un mural principal dedicado al grupo. Sin embargo, podrías, encontrar algún grafiti garabateado en paredes de concreto y puertas oscuras, opinando en un clásico argot irlandés que, “Bono is a Pox” [Bono es una mierda].


Bono con la bandera irlandesa en un concierto de 2009 [Foto: Kevin Mazur/WireImage]

Tienen sus fans locales, por supuesto. El último show en el Croke Park tuvo un lleno total de 73500 personas. Pero para enormes secciones de la población irlandesa, Bono es tan bienvenido como el herpes labial y el correo basura. ¿Cómo puede ser?

Muchos de los clientes del pub Grogans – un bar de tamaño medio del centro de Dublín en el cual podrías encontrar tanto a turistas como a auténticos irlandeses – comparten un desgaste con U2. No todos pueden llegar a la raíz de sus sentimientos, pero concuerdan en una cosa: simplemente no se reduce a los riffs con eco de guitarra o a los gestos grandilocuentes de su música.

“Creo que es una gran virtud de Bono. Hace mucho por caridad y por la pobreza, y aun así la gente todavía lo odia,” dice uno de los clientes de 24 años. “Realmente no me agrada. Quizá, es porque sea un poco santo. Puede ser los anteojos también. Nunca se saca los anteojos.” (Bono consigue un alivio cuando los amigos de este cliente le aclaran que el cantante los usa porque sufre de glaucoma.)

“Tampoco nos gusta porque lo hicieron bien,” agrega otro cliente. “No son los Dubliners, los Pogues, incluso los Cranberries – ellos no fueron tan grandes. Pero U2 lo hizo muy bien.”

En otra mesa, un cliente extiende el punto en el que el enorme éxito de la banda podría haberles jugado en contra contando la historia muy conocida de dos hombres mirando una gran casa en una colina. El primer hombre promete que un día vivirá en una casa así tan opulenta. El segundo, de Irlanda, maldice al dueño y promete que algún día le retorcerá el cuello. El mismo Bono contó esta fábula en una entrevista de 2005 con Conan O’Brien.


Bono y Larry Mullen Jr. actuando en el MetLife Stadium el mes pasado en New Jersey [Foto: Mike Coppola/Getty Images]

En otras palabras, el disgusto de la nación es el clásico “Bedrudgery” irlandés – el fenómeno en el que los irlandeses están predispuestos a sentir envidia y resentimiento hacia aquellos que alcanzan cierto nivel de éxito. Harry Browne, autor de The Frontman: Bono (In the Name of Power), cree que esta historia tiene cierta credibilidad. “Hay un orgullo de estar en la posición de tomar este largo objeto y reducirlo, que creo que es muy irlandés, un fenómeno post-colonial,” explica. “Creo que es un gran aspecto de eso.”

La idea del resentimiento irlandés es difícil de medir. Liam Neeson, Saoirse Ronan y Conor McGregor disfrutan de todos los despojos glamorosos de ser famosos pero han escapado del mismo rechazo. En la historia del rock, artistas como Thin Lizzy y Rory Gallagher son muy queridos entre sus compatriotas. Una estatua de Phil Lynott, líder de Thin Lizzy, se encuentra en la Harry Street de Dublín; hay esculturas y placas dedicadas a Gallagher por toda la isla en las cuales los aficionados pueden acercarse para glorificarlo. Si este resentimiento juega una parte en la impopularidad de U2, es únicamente incisiva cuando se trata de la banda.

Bono cree que algunos de los más críticos irlandeses se remontan a la oposición de la banda a Noraid, una organización que fundó el IRA durante The Troubles. Algunas excusas irrebatibles republicanas pueden señalar los vínculos de U2 con las figuras del establishment británico – más el propio nombramiento de Bono como caballero honorario – y llamarlo como traición, pero en 2017, ya son una pequeña secta.

No, es otro tema que realmente perjudica a la banda: sus arreglos impositivos. En 2006, U2 movió parte de sus negocios a Holanda, donde la tasa impositiva sobre las regalías es más favorable para los artistas. Cuando operas la escala financiera de U2, este es un detalle no menor. Irlanda fue golpeada por la quiebra financiera mundial de 2008; las comunidades fueron erosionadas por la austeridad, mientras la reputación de la banda como “evasores de impuestos” persistió. Como Bríd Smith, miembro del partido People Before Profit de Dublín, dice: “Bono es visto como parte del séquito de personas muy ricas que evitan pagar impuestos en este país, pero que disfrutan de estar en este país.”

Smith, agrega: “Hay una enorme cantidad de personas que solo ven a U2, y a Bono en particular, como hipócritas, porque sus arreglos impositivos están deliberadamente estructurados – y él no hace nada al respecto – para no pagar tantos impuestos.”

La cuestión sigue a la banda como una gran sombra. No hay cifras para ver, pero U2 ha negado consistentemente que su estructura impositiva sea de alguna manera inmoral. “Son algunas personas inteligentes que han trabajado para nosotros tratando de ser sensibles sobre la manera en la que somos gravados,” le dijo Bono a Sky News en 2015. “Pagamos una fortuna en impuestos, una fortuna, para que la gente sepa, y estamos muy felices de pagar una fortuna en impuestos.”

Pero el corazón del desprecio del público irlandés por U2 implica algunas de las actividades de Bono fuera de la banda. En el papel, su historia de 30 años como humanitario es impresionante: aumentar la concientización sobre el SIDA, haciendo lobby por condonación de la deuda del tercer mundo y fundando la organización internacional ONE Campaign. Casi nadie negaría que Bono se preocupa, genuinamente, por el sufrimiento humano de la Tierra y que quiere aprovechar su posición cultural para ayudar a erradicarla.


George W Bush y Bono fotografiados en 2006 [Foto: Jim Watson/AFP/Getty Images]

Para algunos, sin embargo, hay una hipocresía en el samaritano que evita al recaudador de impuestos, alineado con corporaciones como Apple, que están en una lucha legal contra el pago de impuestos en Irlanda, y que cena con George W. Bush y Tony Blair. Para otros, solo hay algo acerca de la arrogancia percibida de Bono que los irrita.

El libro de Browne pone a Bono como un símbolo de la explotación occidental. Él señala a las relaciones cercanas del cantante con Bush y Blair como algo que irrita al público irlandés. “Esa es, definitivamente, la fuente de algunos de los problemas que la gente tiene aquí con ellos,” dice. “La manera en la que las inquietudes, indudablemente genuinas, de Bono por los pobres termina jugando para la explotación neoliberal y haciendo la guerra imperial.”

“Hay una diferencia en acostumbrarse al poder y estar cercano al poder,” afirmó Bono en una entrevista con The Observer cubriendo su activismo en 2013. Cuando se trata de los nativos de Dublín, sin embargo, se necesitará de cambiar mucho a la gente irlandesa de sus posiciones arraigadas. Este vínculo fracturado con sus compatriotas es una espina firmemente clavada en la caja torácica de la banda. No puede ser sacada por un extraordinario estribillo o una hermosa balada.

Fuente: TheGuardian.com

¿Está el regreso de U2 a la altura de su legado y de las elevadas exigencias de sus fans?

U2 están de vuelta. Que empiecen los juegos del hambre, porque aquí solo puede quedar uno. Con varios bandos enfrentados, cada cual desde su distrito correspondiente, lanzando sin filtro las más diversas sentencias, por supuesto irrefutables todas ellas.

Este peculiar abanico comienza en un extremo con calificativos coloristas en plan sublime, excelso y soberbio, para ir progresivamente transitando hacia el opuesto, donde solo hay oscuridad, decepción, fiasco e incluso disgusto. Y no hay medias tintas, nada de grises.

Al final, eso es fantástico, porque cualquier creación artística aspira a provocar una reacción, ya sea positiva o de rechazo. Y es normal que la banda clásica más grande del planeta (con permiso de los Rolling Stones) genere filias y fobias superlativas.

Eso sí, como buenos fans, lo que no toleran los seguidores de U2 es que las críticas malas vengan “desde fuera”. Que estén perpetradas con inquina manifiesta por otros que no pertenecen a la tribu, que nunca han sentido la punzada en el corazón por algún tema de los irlandeses.

Por eso, en numerosas ocasiones se ve al fan promedio de U2 defendiendo al cuarteto ante agentes externos, aunque él mismo en su fuero interno les conceda parte de razón. Y precisamente por eso, las críticas más feroces surgen del núcleo duro que sustenta al grupo.

Porque ocurre que al fan de U2 le molesta que Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr publiquen canciones que no estén a la altura de su propio legado. Y eso provoca una amargura inconsolable que, al poco, se transforma en resentimiento.

41 AÑOS EN ACTIVO

¿Pero puede un grupo de rock con 41 años en activo con exactamente los mismos cuatro miembros parir ahora una obra sobresaliente? ¿Ahora que van camino de cumplir sesenta años? Y otra pregunta de más calado: ¿Acaso el mundo espera y necesita otro gran disco de U2?

Los fans de los irlandeses desde luego lo esperan y lo necesitan. Y el grupo quiere hacerlo, pero no coinciden en las formas, pues mientras que U2 se mantiene firme en su empeño de sonar en radiofórmulas con un hit para llegar al público joven, sus seguidores de siempre, ya también talluditos, quieren otra cosa.

Mencionamos antes a los Rolling Stones y les recuperamos para recordar que su último single de éxito fue “Anybody Seen My Baby” en 1997. Cuando Mick Jagger y Keith Richards tenían 54 y 53 años, respectivamente, y el mundo del pop era bien diferente al actual.

En esas dos décadas han cambiado mucho el panorama y las tendencias musicales. Y casi sin darnos cuenta nos encontramos con que Bono y Adam Clayton tienen 57 años, The Edge 56 y Larry Mullen suma 55. ¿Cómo es posible que sigan empeñados en llegar a una nueva generación? Pues porque nadie lo ha conseguido a esas edades. ¿Competir en listas con Taylor Swift y Justin Bieber? ¿Qué?

U2 pertenecen a los años ochenta y noventa del siglo pasado. Ahí está su verdadero y lustroso legado. Quienes fueron madurando en aquel tiempo lo saben bien. Y por eso les gustaría que U2 fueran más de culto, más como R.E.M. en su momento, más The Cure, más Depeche Mode, más Simple Minds. Que siguieran a lo suyo y pasaran de las listas de éxitos, vaya.

Pero estos irlandeses cincuentones siguen empeñados en ser comerciales, en conectar con la chavalería milennial. ¡Anatema! Compitiendo, además, con jovencitos y jovencitas que les ven como mastodontes, como supervivientes de una época pasada en la que los artistas vendían millones de discos.

Como una época pasada en la que, de hecho, ¡se hacían discos! Es decir, se componían canciones para un disco y luego se difundía en vinilos y CDs que se vendían en tiendas a las que había que acudir andando. Lo dicho, como marcianos de otro planeta pero que siguen reventando estadios de todo el planeta precisamente gracias a las canciones de aquellos discos.

EL PESO DEL PROPIO LEGADO

No hay un consenso claro a la hora de fijar el punto de inflexión en la trayectoria de U2, ese momento en el que se acabó la época gloriosa, pero parece claro que estaría en el álbum ‘Pop’ (1997), con su acomodado epílogo de vuelta a casa All That You Can’t Leave Behind (2000).

Todo lo que vino después es correcto, está bien, con momentos ciertamente álgidos y con su último gran hit, “Vertigo” (2004). Pero algo había cambiado y ya aparecían inalcanzables las cotas conquistadas con The Joshua Tree (1987) y Achtung Baby (1991). Y lo peliagudo es que todo lo nuevo del grupo se compara sí o sí con esas dos joyas.

Aceptando esto, lógicamente los nuevos temas “The Blackout” (con su músculo noventero) y “You’re The Best Thing About Me” salen perdiendo comparativamente. El legado de U2 es principalmente The Joshua Tree y Achtung Baby y este regreso no está a la altura de eso. Pero es notable por diversos motivos.

Principalmente es notable porque aunque ambas canciones suenen a U2, claro, también hay cierto riesgo. Hay estructuras complejas (inconexas dirán algunos, ya sabemos), hay arreglos interesantes e incluso tenemos a Larry Mullen Jr rompiendo el ritmo esperable de la batería en “You’re The Best Thing About Me”.

Seguro que para el cuarteto sería sencillo lanzar un disco al año repleto de autocomplacencia (¿AC/DC? ¿Depeche Mode?). Es probable que en 41 años hayan aprendido a hacer canciones que gusten a sus fans, pero optan por complicar un poco la jugada y, de paso, buscar nuevos seguidores ahí fuera. Hay desafío en esa actitud.

UN REGRESO NOTABLE

El decimocuarto disco de estudio de U2 llegará el 1 de diciembre, con el título de Songs of Experience. Será entonces cuando se pueda juzgar debidamente su vuelta, pues la banda, como procede a gente de su edad, sigue pensando en discos, aunque al mismo tiempo luche por facturar un single de éxito.

Para esto último, “You’re The Best Thing About Me” tiene posibles porque es una canción fresca, sin estridencias, bien terminada, con una melodía pegadiza y la suficiente dosis de guitarra enchufada a volumen aceptable para la mayoría. Y además suena a U2 y cuenta con un estribillo que, sin ser egregio, es efectivo.

Los fans de U2 de toda la vida han envejecido y piden a U2 que no envejezca, que mantenga aquella llama. Sin darse cuenta, eso es precisamente lo que el grupo está intentando al no acomodarse. Porque no habrá más números 1 en las radiofórmulas de gente como Bruce Springsteen, AC/DC, Bon Jovi, Depeche Mode o los Rolling Stones.

Aunque todos esos nombres intocables sigan llenando estadios, no volverán a estar de moda sonando en todas partes y marcando tendencia entre la muchachada, que al final es la que manda en el negocio musical, porque ya no es su momento para eso. Más que probablemente tampoco habrá otro gran número 1 de U2, pero no será por falta de ambición.

Fuente: CulturaOcio.com

U2 The Joshua Tree 2017 - Show 36 - Minneapolis, USA

Fecha: 08/09/2017
Recinto: US Bank Stadium
Ciudad: Minneapolis, MN
País: Estados Unidos

Listado de temas:

  1. Sunday Bloody Sunday
  2. New Year’s Day
  3. Bad
  4. Pride (In The Name Of Love)
  5. Where The Streets Have No Name
  6. I Still Haven’t Found What I’m Looking For
  7. With Or Without You
  8. Bullet The Blue Sky
  9. Running To Stand Still
  10. Red Hill Mining Town
  11. In God’s Country
  12. Trip Through Your Wires
  13. One Tree Hill
  14. Exit
  15. Mothers Of The Disappeared
  16. Beautiful Day
  17. Elevation
  18. Vertigo
  19. Mysterious Ways
  20. Ultraviolet (Light My Way)
  21. One

U2 presenta "Best Thing" en vivo y arremete contra Trump

U2 están al mismo tiempo de gira por Estados Unidos celebrando el 30 aniversario de The Joshua Tree y promocionando “You’re The Best Thing About Me”, el primer single de su nuevo disco, Songs Of Experience, que llegará en diciembre.

Aprovechando su presencia en el continente americano, donde este viernes tiene concierto en Minneapolis, la banda irlandesa ha pasado por “The Tonight Show starring Jimmy Fallon”, el programa televisivo conducido por el actor y comediante en la NBC.

Así las cosas, Bono y The Edge se sentaron con el presentador para hablar de su nuevo single y de la gira de aniversario. Luego ya Adam Clayton y Larry Mullen Jr se les unieron para interpretar dos canciones en vivo.

La primera de ellas, una feroz versión catódica de “Bullet The Blue Sky”, tema de The Joshua Tree que incluyó referencias no demasiado cariñosas contra Donald Trump. Un ejercicio de estilo de rock oscuro e intenso que no suele verse en directo en televisión.

Bono cambió algo la letra para la ocasión cantando versos como: “El suelo sacude, pero los niños no pueden llorar, vaporizados en un solo tweet -claro guiño al habitual uso que Trump hace de Twitter-, el emperador se levanta de su trono de oro, nunca sabiendo, nunca siendo conocido. Las luces están en la casa de los presidentes. Dios mío, nunca me he sentido tan solo. Afuera está América.”

Y aún prosiguió: “En un lejano palacio en una tierra extravagante, otro bebé juega a bebé grande. Dedos en las teclas de los cantos de sirena, dedo en el botón del olvido. Y todo lo que puedo pensar es mi hijo. Echa de menos a su mamá, extraña su papá. Y corre a los brazos de América.”

Tras esa acometida, la frescura de “You’re The Best Thing About Me”, interpretada en público por primera vez por U2 en el programa de Fallon. Un fuerte contraste de pop rock luminoso frente a la densidad opresiva de “Bullet The Blue Sky”.

U2.com ha publicado la letra actualizada de “Bullet The Blue Sky” que la banda decidió interpretar en el show televisivo, acá la puedes leer:

In the howlin' wind
Comes a stingin' rain
See it drivin' nails
Into the souls on the tree of pain.
From the firefly
A red orange glow
See the face of fear
Runnin' scared in the valley below.

Bullet the blue sky
Bullet the blue sky
Bullet the blue
Bullet the blue.

In the locust wind
Comes a rattle and hum.
Jacob wrestled the angel
And the angel was overcome.
You plant a demon seed
You raise a flower of fire.
We see them burnin' crosses
See the flames, higher and higher.

Bullet the blue sky
Bullet the blue sky
Bullet the blue
Bullet the blue

Suit and tie comes up to me
Face orange as a rose on a thorn bush
Skin as thin as orange crush
And he’s peeling off those dollar bills
Slapping them down
One hundred
Two hundred

I can see those fighter planes

I can see those fighter planes

WMD in their veins

Ground shakes but the children can’t weep
Vaporized in a single tweet
The emperor rises from his golden throne
Never knowing, never BEING known

The lights are on the presidents home
Oh my god I’ve never felt so alone
Outside its America
Outside its America

In a far off palace in a far-fetched land
Another baby plays a baby grand
Fingers on the keys of a siren song
Finger on the button of oblivion
And all I can think of is my son

All I can think of is my son
He misses his ma, misses his da
And he runs
And he runs
And he runs
Into the arms of america

Fuente: CulturaOcio.com

U2 ofrece Songs Of Experience a un mundo que está en llamas

Por Jon Pareles, 6 de septiembre de 2017


Adam Clayton, Larry Mullen Jr., Bono y Edge regresando a trabajar en ‘Songs Of Experience’ después de las elecciones británicas y norteamericanas para “asimilar la escala del cambio”, dijo Bono. [Foto Sam Jones]

De regreso en marzo de 2016, U2 estaba en Killiney, un suburbio lujoso de Dublín a orillas del mar, inmerso en sesiones para el sucesor de su disco Songs Of Innocence de 2014. La banda tenía rentada una mansión blanca victoriana y la había equipado como un estudio de grabación, con el equipamiento instalado en una sala amplia así que la banda – Bono, The Edge en guitarra, Adam Clayton en bajo y Larry Mullen Jr. en batería – podían tocar juntos.

Mullen tiene otra batería temporalmente en el hueco de las escaleras con un eco rugiente – una técnica de grabación aprendida de Led Zeppelin que ya ha dado sus frutos. El día anterior los visité, él y Edge había adaptado una línea de bajo de una canción de Haim en un riff de guitarra como de zapateo de arranque y parada, y Bono inmediatamente esbozó una letra.

Cuando arribé, U2 y uno de sus productores, Jolyon Thomas, se reunieron para pasar una canción nueva, junto con una media docena de otras destinadas al disco. Había una grabación en vivo que hacer, también. Bono, perpetuamente energético, anunció que se había levantado a las 5am con la letra de un coro totalmente nuevo para una canción. “Lo soñé, así que podría ser horrible,” advirtió.

Con la pista de respaldo resonando fuerte en el salón – sin auriculares o cabina vocal para Bono – cantó la nueva letra, para realizar una toma rápida. Un breve silencio, y entonces Bono consulta a los del salón por opiniones. “Se siente como algo más creíble,” dijo Edge, y hubo un gesto de aprobación. Las cosas parecen avanzar rápidamente.


U2 actuando en el CenturyLink Field en Seattle, en mayo pasado, como parte de su gira de celebración del 30º aniversario de ‘The Joshua Tree’. [Foto Chona Kasinger]

Pero eso fue hace más de un año atrás, y esa letra no llegarían al corte final del disco. Las otras canciones que escuché ese día, también, pasarían a través de muchas metamorfosis antes que el disco estuvo terminado: cambios de estructura, tempo, sonidos.

Y entonces, justo cuando el disco estaba casi listo, las elecciones británicas y estadounidense sacudieron al mundo, retrasando nuevamente el disco y, eventualmente, llevando un oscuro y políticamente más directo tono a algunas de las letras. “Necesitábamos algo de distancia de eso,” dijo Bono. “El mundo había cambiado. Necesitábamos poner las cosas en pausa para asimilar la escala del cambio.” El disco, Songs Of Experience, ahora está programado para arriba el próximo 1 de diciembre.

Aparece en un momento en el que la cultura popular está reuniendo su espíritu de rectitud y resistencia – un momento que bien podría ser adecuado para U2, cuyas guitarras repiqueteantes y ritmos marciales se han convertido, a través de los años, en una firma sónica del idealismo de rock. Songs Of Experience combina reflexiones personales con noticias del mundo en su conjunto, y exige compasión, empatía y rectitud. “La crueldad en el mundo, solo dejamos que perfore el disco,” dijo Bono. “Pero todavía tenía que ser un disco muy personal, no uno polémico.”

Agregó, “Las elecciones fueron una sacudida al sistema personal y una sacudida al sistema político, no solo en Norteamérica, sino que también en Europa. Aprendí más de lo personal que de lo político, pero lo político está ahí poniendo las canciones personales en un contexto de tiempo, de historia.”

Bono estaba al teléfono desde el sur de Francia, solo una semana atrás. “Mientras miro a través de la ventana, al mar Mediterráneo que está tan tranquilo hoy,” dijo,” veo a familias jóvenes chapotear. Y al otro lado, casi a poca distancia, hay gente que aferra su vida a trozos de madera y crean esas flotillas de humanos para escapar de lo que todavía es una guerra del otro lado. Quise escribir acerca de eso.”


Edge y Bono han estado tocando una de las nuevas canciones de U2, “The Little Things That Give You Away”, en la gira de ‘The Joshua Tree’ de la banda. [Foto Taylor Hill]

U2 lanzó “The Blackout” como un video de una actuación a finales de agosto. Es una canción de rock ruidosa y punzante que comienza con, “Los dinosaurios se preguntan por qué aun caminan la tierra,” y más adelante se pregunta, “Es esto un evento de extinción”; también observa, “Las estatuas caen, la democracia yace enferma.” Al escribir y reescribir la canción, Bono dijo, “La hice acerca de la democracia, no de una vieja estrella de rock.”

U2 se niega a apurar sus discos. Cada vez más consciente de su estatus singular como banda de rock que ha comenzado su quinta década con la formación original – y que todavía está vendiendo arenas y estadios – el grupo constantemente pondera tanto su pasado como su determinación de seguir hacia delante. Sus ambiciones son magnánimas y de grandísima escala; su actitud sigue siendo seria, paciente y artesanal.

“Realmente, todavía creemos que podemos hacer discos grandiosos,” dijo Edge el mes pasado por teléfono desde Dublín, donde estaba ponderando la secuencia final de Songs Of Experience y trabajando en sonidos de guitarra para la próxima gira de U2, construida a alrededor de este disco. (La banda está actualmente en una gira mundial en estadios celebrando el 30º aniversario de The Joshua Tree hasta octubre). “Lo que es una motivación muy diferente al ir a hacer un disco pensando, ‘Bueno, tenemos que sacarlo rápido para los fans’.”

Es un sentimiento al que Bono le haría eco. “Es casi imposible ser genial,” dijo. “Por eso lo llamamos genial. Y esa es nuestra droga de elección. Muy bueno es el enemigo de genial – hay mucho de eso. Pero ¿quién quiere estar en una muy buena banda en este momento? Sea lo que sea lo que pienses de nuestra obra, o lo que pienses del grupo U2, todavía estamos tratando de superarnos.”

Cuando U2 lanzó Songs Of Innocence, inmediatamente se prometió un sucesor con el título que los lectores de William Blake podrían esperar: Songs Of Experience. Pero Songs Of Experience no es exactamente una secuela. Songs Of Innocence fue una autobiografía tan explícita como U2 no lo había sido nunca, incluyendo una canción titulada como la madre de Bono, “Iris”, y otra citando la calle donde creció, “Cedarwood Road”. En contraste, Songs Of Experience retorna a los trazos más amplios que llenan el catálogo de U2: amor, miedo, mortalidad, responsabilidad y esperanza.


U2 actuando en la gira de presentación de ‘Songs Of Innocence’, predecesor de ‘Songs Of Experience’, en París en 2015. [Foto Stephane Cardinale]

Muchas de las canciones, dijo Bono, son como cartas destinadas a destinatarios específicos: su familia, sus amigos, la audiencia, Norteamérica. Por encima de todo, el disco nuevo propone “la alegría como un acto de resistencia,” dijo Bono. “Eso es el corazón del rock and roll, esa es la fuerza vital.”

Como es usual, U2 trabajó – y sobre trabajó – el disco con múltiples productores de varias esferas y estilos. Thomas ha trabajado con el dúo de rock Royal Blood; otros productores incluyen a Ryan Tedder de OneRepublic, Jacknife Lee y uno de los colaboradores de la banda de toda la vida, Steve Lillywhite. La banda también envió algunos trabajos en curso a Kendrick Lamar, con la esperanza de obtener un rap invitado de él como músico afín socialmente comprometido. En vez de eso, Lamar uso una línea de voz de Bono para “XXX” en su disco DAMN. En el disco de U2, el fragmento es parte de una canción completa acerca de América y de su historia de acogida a inmigrantes.

Las canciones nuevas recorren los himnos de estadios de U2 a los himnos ambientales celestiales, ecos del rock de los 50 y destellos de la era disco y new wave. “Todo nuestro mejor trabajo tiene ese tire y afloje entre lo experimental de un lado y la claridad pop del otro,” dijo Bono.

Para Songs Of Experience, U2 la agenda autoimpuesta fue “un compromiso con el arte de componer,” dijo Bono. Junto a Edge hablaron acerca de escuchar más innovación fuera del rock que dentro de el: en el R&B, en el hip-hop y en el pop. “Viendo la desaparición de cierta clase de compositores, particularmente en el rock, hizo que la banda determinara ir hasta allí,” dijo Bono. “La elaboración de canciones, melodías y modulaciones, y letras que la gente pudiera seguir. ‘Sunday Bloody Sunday’ – esa es una gran melodía, y declarativa, no tratando de ser cool. El problema con el rock ahora es que está tratando de ser cool. Pero pensamientos claros y grandes melodías – si vienen de un lugar verdadero, no solo capturan el instante, sino que se vuelven eternos de alguna manera.”

Edge ofreció un criterio más simple: “En este disco, dijimos, ‘¿Va a ser tocado por alguien en un bar en 25 años?’”

Después de décadas en el ojo público, U2 está completamente consciente de sí mismo. Bono, que ha aprovechado su renombre de estrella de rock para iniciativas mundiales que incluyen la batalla contra el VIH y el SIDA, y la reducción de la extrema pobreza, contantemente analiza sus propios esfuerzos.

“¿Cuál es la diferencia en ‘Inocencia’ y ‘Experiencia’?” dijo. “El corazón de ‘Inocencia’ para mí es una letra de nuestro segundo disco, que dice, ‘No puedo cambiar el mundo, pero puedo cambiar el mundo en mí.’ El corazón de ‘Experiencia’ es – ¡y esto es atrevido! – ‘Puedo cambiar el mundo, pero no puedo cambiar el mundo en mí.’ Y así te das cuenta que el mayor obstáculo en el camino eres tu mismo. Hay cosas contra las que despotricar, y hay cosas que merecen tu ira, y tienes que planear y conspirar para derrocarlas. Pero el más astuto y aterrador de tus enemigos va a terminar siendo tu mismo. Y eso es la experiencia.”

Songs Of Innocence fue lanzado como un disco gratuito que de repente apareció en todas las librerías de usuarios de iTunes en todo el mundo, solo para ser recibido por mucha gente no como un regalo sino como una invasión a sus colecciones musicales privadas – un ejercicio de arrogancia en vez de generosidad. Sin embargo, los miembros de la banda creen que al final, el regalo introdujo a U2 a los fans más nuevos y jóvenes que ven entre el público en sus recientes conciertos.

Songs Of Experience está siendo presentado como un disco más a la vieja escuela, lanzado a través de los canales estándares con mucho aviso. U2 ha estado tocando una de sus canciones, “The Little Things That You Give Away”, en su gira The Joshua Tree 2017, y lanzó el primer single del disco de estudio, “You’re The Best Thing About Me”. Es una canción de amor tan directa como cualquier cosa en el repertorio de U2 – provocativa, dijeron los miembros de la banda, como por ejemplo las canciones clásicas de Motown, aunque terminó sonando bastante diferente.

“¿Estás sacando una canción acerca de tu novia cuando el mundo está en llamas?,” preguntó Bono, anticipando una reacción. “Sí. La alegría es un acto de resistencia.”

Fuente: NYTimes.com

“You’re The Best Thing About Me”, primer single de Songs Of Experience

“You’re The Best Thing About Me”, el primer single del tan esperado 14º disco en estudio de la banda, Songs Of Experience, ha sido lanzado hoy.

“Eres lo mejor de mi
Lo mejor que le haya pasado a un muchacho
Eres lo mejor de mi
Soy el tipo de problema que te gusta
Eres lo mejor de mi
Las mejores cosas son fáciles de destruir…”

El nuevo single viene con una portada con una imagen de Anton Corbijn de la hija de The Edge, Sian Evans.

Mañana en la noche la banda interpretará en vivo la canción por primera vez en el programa de Jimmy Fallon, The Tonight Show, y si eres suscriptor de U2.com, mantente atento a una pieza de arte visual que va en camino.

El lanzamiento del primer single le sigue al sorpresivo regalo a los fans de la semana pasada del video de “The Blackout”, otra de las canciones del próximo disco.

Songs Of Experience es el lanzamiento que acompaña a Songs Of Innocence de 2014, los dos títulos salen de la inspiración de la colección de poemas, “Songs Of Innocence And Experience”, del poeta William Blake.

Mientras Songs Of Innocence trazó las primeras influencias y experiencias de la banda a finales de los 70 y principios de los 80, el disco nuevo es una colección de canciones en la forma de cartas íntimas de lugares y personas cercanas al corazón del cantante; familia, amigos, fans, él mismo.

Songs Of Experience estará disponible en CD, vinilo y descarga digital, con fecha de lanzamiento y detalles para compra anticipada a ser anunciadas pronto.

Fuente: U2.com

U2 The Joshua Tree 2017 - Show 35 - Buffalo, USA

Fecha: 05/09/2017
Recinto: NY New Era Field
Ciudad: Buffalo, NY
País: Estados Unidos

Listado de temas:

  1. Sunday Bloody Sunday
  2. New Year’s Day
  3. Bad
  4. Pride (In The Name Of Love)
  5. Where The Streets Have No Name
  6. I Still Haven’t Found What I’m Looking For
  7. With Or Without You
  8. Bullet The Blue Sky
  9. Running To Stand Still
  10. Red Hill Mining Town
  11. In God’s Country
  12. Trip Through Your Wires
  13. One Tree Hill
  14. Exit
  15. Mothers Of The Disappeared
  16. Beautiful Day
  17. Elevation
  18. Vertigo
  19. Mysterious Ways
  20. Ultraviolet (Light My Way)
  21. One

U2 emprende un viaje a su pasado para hablar de nuestro presente

La gira de la banda irlandesa, que llegará aquí en octubre, recupera toda la potencia y la actualidad de su obra cumbre, a 30 años de su aparición, para probar que, en palabras de Bono, nada cambió, todo cambió

A través de los años, U2 se ha construido a sí mismo como un animal de la contradicción. Y revisitar The Joshua Tree, su obra cumbre, a treinta años de su composición, no deja de ser una más en su extensa trayectoria. Una hermosa contradicción que anteanoche duplicó su efecto en una ciudad como ésta, repleta de contradicciones.

Detroit, la ciudad del sueño americano motorizado y del índice de desocupación más alto de los Estados Unidos, de la opulencia económica y de los edificios abandonados tras la última burbuja financiera que le dieron un nuevo nombre: la ciudad fantasma. Hasta aquí llegaron estos predicadores irlandeses, con su propia Biblia bajo el brazo y una pantalla de 60 metros de largo por 14 de alto (promocionada, por supuesto, como la pantalla más larga de alta resolución usada en una gira), para reanudar el tour aniversario de The Joshua Tree, que en un mes aterrizará en el estadio Único de La Plata, concretando así la cuarta visita de U2 al país.

Este disco es considerado como un álbum icónico y como un signo de los tiempos en su momento. Pero si uno mira alrededor, puede darse cuenta de que hoy sucede algo parecido. Este concierto no trata sobre el pasado, sino que habla del presente. El tour manager de U2 Craig Evans nos recibe bien temprano en las entrañas del Ford Field, un estadio cerrado monstruoso con capacidad para 50.000 personas, y plantea la hipótesis de este show. Cuatro horas más tarde, es el mismo Bono quien se encarga de remarcarlo: Acá es donde todavía están ustedes, acá es donde aún estamos nosotros… Nada cambió, todo cambió.

The Joshua Tree fue el álbum que U2 compuso con la cabeza y el corazón puestos en los Estados Unidos, y los norteamericanos les devolvieron la gentileza convirtiendo a U2 en la banda más grande del planeta.

Es el álbum de las dos Américas, tal como se iba a llamar en un primer momento, y el disco que Bono escribió después de conocer personalmente a Bob Dylan (recuerden lo que pasó después de aquel primer e iniciático encuentro entre los Beatles y Dylan). Y es también, por supuesto, el álbum de la épica de Donde las calles no tienen nombre y Todavía no encontré lo que estoy buscando, de la tragedia de Madres de los desaparecidos (el tema inspirado por la primera visita de Bono a Nicaragua y El Salvador, a mediados de los años 80, que es un símbolo para toda América latina y que en nuestro país dejó imágenes imborrables con las Madres de Plaza de Mayo en el escenario), de la rabia de Dispara el cielo azul, del hit romántico y universal Con o sin ti y de grandes canciones injustamente ignoradas en los shows de U2 durante años como En el país de Dios o Corriendo para quedarse quieto. Nada cambió, todo cambió.

Temas indestructibles

El show está dividido en tres actos y el primero encuentra a Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen bien juntos en una suerte de escenario B (con la forma de la sombra del árbol representada en el escenario principal), al final de la pasarela que los ubica en medio de sus fans, sin pantallas ni fuegos artificiales. Cuatro amigos que formaron una banda de rock y escribieron un puñado de buenas canciones para vos. Sunday Bloody Sunday, New Year’s Day, Bad y Pride (In the Name of Love). Un cuarteto de temas indestructibles de la era pre The Joshua Tree, una suerte de avance de lo que vendrá y también un inicio que le da forma de cuento autobiográfico a la gira. Como nunca antes, este show se mueve alrededor de la idea de fraternizar con su propia historia y también con su público (un acto reflejo de autodefensa, quizá también, luego del traumático último álbum Songs of Innocence y su polémico lanzamiento a través de los celulares que pareció marcarle una herida profunda a la banda).

Detroit es la ciudad de la invención, de la reinvención, de la historia, del futuro… la ciudad del milagro, ¿por qué no?, predica Bono, y entonces sí deja el clima ideal para lo que todos vinieron a buscar esta noche: The Joshua Tree, de principio a fin (y que se encienda esa pantalla del demonio que abarca todo el escenario).

El rojo furioso que hasta aquí siempre había sido el telón de fondo de Where the Streets Have No Name ahora es reemplazado por una carretera desolada en blanco y negro, filmada en 8K (o casi, como sostiene el tour manager de la banda) bajo el ojo estético de Anton Corbijn, el fotógrafo que eternizó a la banda en el desierto de Mojave para la portada del álbum y que ahora se encargó de actualizar la imagen que acompaña las canciones del álbum como si se tratara de pequeños cortos en 3D. Y sí, la tecnología al servicio de U2 una vez más es impactante.

Luego de los tres temas que abren el disco y que desde entonces nunca faltaron en los shows del grupo (Where the Streets Have No Name, I Still Haven’t Found What I’m Looking For y With or Without You), las canciones más olvidadas de The Joshua Tree se encargan de darle sustento conceptual a lo que hasta aquí había sido una secuencia de grandes éxitos. Y a través de las paredes escuchas la ciudad quejarse… Afuera es América. Afuera es América, se desgañita Bono, que se toma en serio aquello del mensaje intrínseco de estos temas y lleva su performance hacia el costado más dramático e intimista, dejando de lado al gran entretenedor de masas que es (para eso ya habrá tiempo, claro).

Porque este viaje/aventura propuesto por la banda encuentra realmente sentido en la cara dos de The Joshua Tree, con canciones como In God’s Country, One Tree Hill, Exit (con un The Edge tremendo) y un cierre una vez más con dedicatoria especial para esta ciudad, con la presencia de una hija adoptiva de Detroit como Patti Smith para acompañar al grupo en Mothers of the Dissappeared. Nadie se puede comparar con Patti Smith. Nosotros no hubiéramos escrito The Joshua Tree sin ella. Es un gran honor tenerla en el escenario, predicó Bono, y Patti Smith los bendijo a todos.

El futuro es mujer

Si el primer acto fue el pasado y el segundo el presente (entendiendo The Joshua Tree como una relectura de los tiempos que corren), el tercer acto es el futuro. Y el futuro según las palabras del mismo Bono, son las mujeres. El espíritu femenino es crucial en tiempos en que la hegemonía masculina está causando un caos, dijo Bono, y de allí que la parte final esté concebida como una oda a las mujeres y el espíritu femenino, con un telón de fondo, ahora sí, en estado multicolor.

Bono hace todos los trucos probados y aprobados por la Cámara de Cantantes Carismáticos, mientras The Edge se hace una panzada con una serie de riffs de su autoría. Primero, un repaso por los primeros cortes de difusión de sus últimos discos: Beautiful Day (unida a un fragmento de People Have the Power de la santa Patti Smith), Elevation y Vertigo (con Panic in Detroit, de David Bowie, encapsulada en el tema).

Luego Mysterious Ways, con el viejo truco de subir a una joven del público al escenario para bailar en representación de los fans de Detroit, y Ultraviolet (Light My Way), con la pantalla detrás disparando imágenes de las mujeres más relevantes de ayer y de hoy (mujeres que insisten y persisten), como si se tratara de una pieza warholiana gigante. El final, entonces, es para One y la campaña por un mundo mejor que, por más que Bono predique y predique, no llega. Afuera, en los Estados Unidos de América, los sindicatos de trabajadores se preparan para una gran movilización que se llevará a cabo al día siguiente. ¿Alguien habló de contradicciones en la industria del entretenimiento? Qué importa, el show debe continuar y éste, más allá de sus contradicciones, es un gran show.

Fuente: LaNacion.com.ar